Mira qué olla express

Subtitle

Pasos adecuados para cocinar con una Olla Super-rápida de manera totalmente segura

Las ollas super rápidas hoy en día ya no son más los cacharros difíciles plenos de bastantes piececitas de los cuales dependía toda su seguridad de manejo. Aparte de totalmente firmes, podrás ver con la lectura de este artículo que sin duda son considerablemente fáciles de emplear.
Veamos uno por uno los pasos que se han de dar.
1. Llena la olla super rápida
En primer lugar tienes que ocupar la olla superrápida con los víveres que vas a cocinar y un poco de agua la cual valdrá para guisarlos. Que no se te olvide el agua de cocer ya que ciertamente vendrá a ser tu primordial sistema de seguridad de utilización. Si no pones agua corriente, los enseres acabarán achicharradas en pocos minutos.
Mirando en el interior de la olla rápida comprobarás que hay unas señales de llenado. Hay una indicación mínima ubicada entre la tercera parte y 1/2 de la altura interior y otra indicación de máximo, emplazada en los 2/3 de la altura total de la olla. La máxima elevación que han de alcanzar el agua y los víveres ha de encontrarse entre las 2 marcas.

2.
Cómo cerrar una olla a presión
Comprueba que la tapa de olla express tiene una junta de goma de sellado en perfectas condiciones así como situada en su lugar adecuado. Haz que coincidan en vertical los bordes de la cazuela sobre las pestañas de la cobertera y tan pronto notes que se han ajustado, gira la cobertera hasta ubicar el asidero alineado con el asidero de la olla super rápida. Si en tu caso tienes una de las ollas a presión que se agarran con asideros la técnica es lo mismo.
Si lo hayas hecho al menos una vez completamente, comprobarás por ti mismo que es extraordinariamente sencillo.
A continuación sitúa la presión adecuado según los comestibles que vayas a cocinar. El nivel 1 resulta ideal cuando hierves tus vegetales, arroz chino, pasta y todo tipo de pescado no obstante el nivel superior lo es si cocinas carne, habichuelas, lentejas, garbanzos y los alimentos más consistentes en términos generales.

3.
Encender el fuego para la olla
Si tu olla super rápida ha quedado
correctamente cerrada puedes verificar que ahora no es posible abrirla salvo apretando la pestaña de apertura. Por fin es el momento en que debes de poner la olla rápida en el fuego. Ponlo al máximo de potencia hasta que se desplace hacia arriba la válvula de presión y después comience a evacuar muy poco a poco vapor de agua. Esto mismo demuestra que tu olla rápida ha llegado a la presión ideal y, por tanto, el nivel de temperatura deseado. Este es el momento en que empieza el lapso de tiempo indicado.
Una vez que se ha elevado el mecanismo puedes verificar que no es posible abrir tu olla superrápida, aún haciendo uso de la manivela de desbloqueo.

4.
Dejar que enfríe nuestra olla rápida
Cuando ha llegado a su fin el tiempo indicado es cuando debes de dejar que se enfríe la olla superrápida. No deberías de ninguna manera ponerla debajo del grifo. Déjala enfriando lejos de la vitrocerámica hasta que caiga la válvula de presión. En caso de que deseas agilizar el procedimiento, tienes la oportunidad de usar la posición de expulsión de vapor, disponible entre las posiciones de presión de tu olla superrápida.
Ten cuidado con el agua en forma de gas que surge, puesto que seguro que puede hacer daño.

5.
Apertura de tu olla a presión
En el momento en que ha resbalado el indicador de presión tienes la oportunidad de desbloquear y destapar tu olla rápida con total seguridad. Cuando la válvula ha bajado indica que no existe presión alguna dentro de la olla.
Comprueba cómo están los alimentos cocinados y... ¡a por ellos!